Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

domingo, 11 de marzo de 2018

Hiedra. Heura. (Hedera Helix)


La hiedra, "heura", en catalán, es una de nuestras más conocidas y estimadas plantas de jardín. Sus hojas, de un atractivo color verde denso y oscuro, son perennes y mantienen muchos ambientes urbanos con aire primaveral.



Os sorprenderá esta foto: son los frutos de la hiedra, casi maduros. Son desconocidos por prácticamente todo el mundo.


Y os sorprenderá más todavía la siguiente fotografía. Verdaderamente la hiedra no es un "árbol" y quizás no debería figurar en este blog... Pero su "amistad" con los árboles, que ahora vemos, justifica su inclusión en él.  En efecto: he aquí un numeroso grupo de árboles revestidos hasta su copa por hiedra. Se trata de los árboles de un peculiar solar, profundo, situado junto al paseo de Sant Gervasi de Barcelona, al lado de una finca señorial con notable jardín. 




Es un solar con decenas de árboles. Vemos ahora otra zona del "solar". A media altura, a la derecha, se distingue parte de la balaustrada del jardín vecino.                                                                                                                                                                                          Pues bien, ciertamente la hiedra no es un "árbol". Tampoco es un "arbusto". Es otro tipo de planta, definido coloquialmente como "liana". Se trata de plantas leñosas y trepadoras, que para elevarse necesitan la ayuda de un soporte: un árbol, una tapia, una verja de jardín, etc. 

Ahora sí que reconocemos sin duda una clásica alfombra vegetal constituida por la hiedra:


Y observamos, más de cerca, sus hojas. Son hojas brillantes, lisas, con débil olor aromático, de color verde -verde variable pero mayoritariamente oscuro-, simples, alternas,  notablemente lobuladas... como aquí vemos, pero no todas las hojas de las hiedras son lobuladas... 


En efecto: en la hiedra se dan dos tipos de ramas: las que mantienen el crecimiento, la "escalada", de la planta, que no son fértiles, son "ramas no floríferas" y las ramas "fértiles", en las que se generan las flores y los frutos: son "ramas floríferas". En las primeras, las hojas son lobuladas: las que hemos visto, y en las fértiles, las hojas son no lobuladas: su forma varía desde lo oval a lo romboidal. En la siguiente fotografía  vemos algunas de ellas:


Pero, ¿cómo escalan?: mediante unas raicillas aéreas que surgen en sus tallos y que se adhieren a las superficies con las que éstos entran en contacto. Aquí podemos ver algunas de esas raicillas "adherentes", de algún tallo que, por algún motivo, se ha separado del lugar de su adhesión:


Y aquí tenemos uno de esos grupos de raicillas en plena "tarea", adhiriendo su tallo a una pared: 



He aquí una bonita escalada sobre el tronco de un árbol. 

Son hojas muy lobuladas. 

Esas hojas suelen tener entre 3 y 5 lóbulos. 




La hiedra no es una planta "parásita" de los árboles: sus raicillas aéreas no penetran en los tejidos vivos del árbol. Si acaso, compiten con él por la luz, y el agua y los nutrientes del suelo.


Otra escalada, esta vez de una tapia o pared:



En esta fotografía vemos, atrás, ramas trepadoras, no "floríferas", y delante, ramas fértiles, "floríferas".  Éstas son erectas. No aparecen hasta que la planta ha conseguido un desarrollo notable; aparecen en las zonas más soleadas, las que han recibido más luz. Sus hojas son "no lobuladas" 


Observamos más de cerca las hojas de las ramas fértiles, aunque ya las conocemos:


En esta fotografía, algo compleja, asistimos a la aparición de numerosas florecillas. Esas flores surgen en Otoño. Son muy pequeñas, de un color tendente al verde. Están dispuestas en racimos. 







Como diría un experto, más que en racimo, esas inflorescencias son "umbelas" globulares simples que se asocian formando "corimbos" 




Quizás lo entenderemos mejor viendo los frutos de esas flores en su estado inicial: se reproduce en mayor tamaño la estructura floral: al extremo de cada "ramilla" hay una "umbela"(los pedúnculos de sus florecillas brotan de un mismo punto), y cada grupo de umbelas se constituye en un "corimbo" (las "ramillas" de las umbelas brotan de una ramita más importante a distintos niveles y de forma alterna)





Vemos ahora, de nuevo, uno de esos corimbos con frutos casi maduros.





Esos frutos son venenosos. De hecho, se considera que se trata de una planta "tóxica". No obstante, de sus hojas, tratadas en laboratorio, se obtiene un  producto (la alfa-hederina)  con efectos antitusígenos


Vemos ahora, ampliada, una umbela con frutos también casi maduros. Son bayas esféricas que miden unos 5 milímetros de diámetro. Cuando acaben de madurar serán totalmente negras o negruzcas. Contienen entre dos y cinco semillas 



Recapitulando:

La "hedera helix" es originaria de los bosques húmedos del oeste, el centro y el sur  de Europa, del norte de África y de Asia del Sur.  Se considera que es superviviente de la flora europea de la Era Terciaria. Como bella planta de jardín que es ha dado lugar a diversos cultivos y diversas variedades. Planta de rápido crecimiento y larga vida...






Acabamos mostrando otro grupo de árboles acompañados por hiedra.




Las raíces (o tallos) de la hiedra pueden llegar a medir más de 30 metros de longitud... para alcanzar hasta la copa de los árboles

viernes, 22 de diciembre de 2017

Tilo plateado. Til.ler argentat. (Tilia tomentosa)

El tilo plateado, til.ler argentat en catalán, es uno de los más bellos tilos, entre otros motivos por el notable contraste entre el haz y el envés de sus hojas. Es un árbol originario de la zona oriental de Europa: Hungría, los Balcanes y Suroeste de Rusia, y de Anatolia... Los siguientes ejemplares están plantados en una plaza de Girona: la convierten en una sombreada y hermosa plaza

Se trata de árboles de porte piramidal, altos: de hasta 30 metros, con copa redondeada, densa. Es árbol vigoroso, de crecimiento más rápido que el de los otros tilos. Este ejemplar que vemos ahora se encuentra en el parque de la Maternidad en Barcelona:

                                                                            El tilo de la derecha manifiesta la notable belleza de esta especie de tilos.                                                                                                                                                                                                                                                                              La disposición de sus hojas produce ese precioso contraste de colores, entre el verde oscuro del haz de sus hojas y el plateado tomentoso de su envés.

                                                                                                  Son árboles de gruesas ramas, con troncos recios y sólidos cubiertos por una corteza más bien lisa y de un color pardo claro                                                                                                                                                                                                                                       Por cierto que esa corteza parece tener propiedades medicinales... contra las migrañas y contra ciertas enfermedades hepato-biliares.                                                                                          

Sus bonitas hojas son acorazonadas, de la misma anchura que longitud, acabadas en una pequeña punta, es decir brevemente acuminadas, con sus bordes dentados, a veces agudamente dentados.  


Son hojas simples, alternas. Espectacular el contraste de haz y envés, como hemos dicho y aquí comprobamos. El envés es muy tomentoso, es decir cubierto de un denso vello y de un color de plata a glauco. 


Efectivamente el contraste de las hojas vistas desde debajo del árbol es ciertamente notable (este es el aspecto de uno de los tilos de Girona visto desde debajo): 


Las flores aparecen en Junio o Julio. Son de color blanco o amarillento y de suave olor; pequeñas, pero asociadas en inflorescencias del tipo "cima" de entre  7 y 15 flores. Flores e inflorescencias protegidas por largas brácteas...:


Vemos ahora un conjunto con numerosas "cimas" amarillas:


                                                                Tenemos aquí, a la derecha, varias de esas "cimas" ya bien desarrolladas.                                                                                                                                                                                                                             Sus peciolos terminan en una flor y dejan de crecer, pero bajo esa flor surgen en el peciolo nuevas yemas que dan  lugar a sus correspondientes flores. De ahí esa forma como escalonada de las    "cimas"                                                                                                                                                                                                                                  

Esas inflorescencias se utilizan en forma de infusión como sedante, para controlar estados de ansiedad nerviosa o insomnio.

Los frutos son de forma globosa u ovoide; de unos  8 ó 9 milímetros de diámetro. Son indehiscentes, es decir, que no se abren espontáneamente en su madurez para liberar las semillas. Ahora vemos algunos de ellos:


Son de color amarillento; pubescentes: de cubierta pilosa. Tienen cinco "costillas" que le dan su forma, a veces "piriforme". Las brácteas acompañan a los frutos.


Por último incluimos un grande, bello y bien situado tilo plateado: se encuentra en la terraza del santuario de la "Mare de Déu dels Angels" en la sierra que separa Girona del mar: la "serra de les Gavarres"


jueves, 30 de noviembre de 2017

Acacia resinosa; Mimosa siempre en flor (Acacia retinodes)

Se trata de una mimosa, una acacia, peculiar: es de hoja perenne y florece varias veces al año: es pues muy distinta de las mimosas que conocemos...  De ahí sus significativos nombres: "mimosa de las cuatro estaciones", "mimosa de tot l'any", "mimosa siempre en flor"; también "acacia verde", "acacia plateada", etc...

Esta foto está tomada a final de Noviembre...



... y como se ve en la siguiente fotografía, esas flores, acompañadas de follaje verde, se dan cuando ya están secas las clásicas legumbres que son los frutos de esta planta -las vemos, ya de color marrón oscuro, debajo de las flores- como corresponde a finales de Otoño y a Invierno: 


                                                                                                  Este es el árbol "propietario" de esas flores.




Es una especie originaria del Sur de Australia.



                                              Son árboles con una altura máxima de 6 u 8 metros, con un follaje glauco, casi plateado...                                                             
                                                    Éste ejemplar está situado en Barcelona, en Montjuich, en el llamado Jardín de aclimatación.                                                                                            
                                                    El tronco de este árbol se bifurca enseguida, dando lugar, como veremos, a dos "copas"                                                    

                                                                                                                            Son troncos de corteza más bien lisa, de color verde-gris. Troncos muchas veces inclinados o tortuosos                                      

                                                                                                                                                             Vemos aquí cómo la rama de la izquierda da lugar a una segunda "copa", más pequeña, que se acerca a un vecino "podocarpo". la rama bifurcada de nuestro árbol aparece a la derecha y abajo en esta fotografía; la pequeña "segunda copa" de la mimosa apenas se distingue a la derecha del podocarpo. 


                                                                                                                        En esta fotografía sí se ve mejor esa "segunda copa" de nuestra mimosa, tras casi "atravesar" el podocarpo.                                                                                                                                                      Es, de todos modos, una "copa" poco representativa del porte de estos árboles

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          Pero, volvemos a la copa principal: esta es la vista de la rama de la derecha del tronco... y, en efecto, el conjunto de tronco y rama resulta inclinado y tortuoso:



                                                                                                                                                                                                                                                                                              Y aquí está la copa. Son copas muy densas y, de ordinario redondeadas                                                                                                                                                                                                                                                                           




Sí se presenta como redondeada la copa de esta otra "acacia resinosa". Se trata de una acacia plantada en el barrio de Roquetes. La mimosa está a la sombra en un día excepcionalmente soleado.


                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            También el tronco de este árbol es tortuoso y muy inclinado. Notablemente inclinado...                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         Veremos cómo esa inclinación del tronco casi proyecta la copa de este árbol contra un edificio vecino...



                                                                                                        Es un árbol que confirma la idea de que las copas de este tipo de acacias son más bien densas.                                                                                                                                                                               Además, nos da fácil entrada para hablar de las hojas ya que, pese a la distancia, ambas fotografías permiten distinguir bien las hojas


                                                                                                                                                                                                      De hecho, las hojas no son propiamente "hojas" sino que son "filoides", es decir, peciolos convertidos en hojas.                                                                                                                                                                                               Pero considerándolos "hojas" hay que calificarlas como simples, alargadas y estrechas. Miden entre 3 y 20 centímetros de largo y  son ciertamente muy estrechas: de 3 a 15 milímetros; son de un color verde-azulado o glauco. Pueden ser rectas o curvas y terminan en un ápice agudo. Tienen su nervio central muy destacado; no así los restantes.



Ya conocemos las flores: se reúnen en inflorescencias axilares con entre 6 y 15 "capítulos" (es decir: glomérulos) globosos de color amarillo y unos 8 o 10 milímetros de diámetro


Las pequeñas flores son pentámeras y moderadamente olorosas. Lo más peculiar es la reiterada floración a lo largo del año, particularmente en Primavera y Otoño


Pues aquí están los frutos: son legumbres muy planas, de unos 3 a 15 centímetros de longitud y de unos 6 u 8 milímetros de anchura. En esta primera foto casi se confunden con las hojas, pero son más curvas y algo más claras que ellas.


En esta otra fotografía sí se distinguen muy bien de las hojas. Muestran claramente además sus semillas:


                                                                                                                                                                                               Acabamos viendo este otro ejemplar, mucho más joven, plantado también en Roquetes.                                                                                                                                                                                                                                                                                    Confíemos en que esos dos "rodrigones" de apoyo, dispuestos por los servicios de jardinería del Ayuntamiento de Barcelona eviten la tortuosidad e inclinación que hemos visto en otros casos.



viernes, 3 de noviembre de 2017

Fresno de flor. Freixe de flor. (Fraxinus ornus)

El fresno de flor es un árbol originario  del Sur de Europa y del suroeste Asia.  Se le llama también "fresno del maná", "fresno de olor", "orno"... como ya veremos. Es un árbol muy presente en numerosos jardines y parques de toda Europa, ya desde antes de 1.700


Se trata de un árbol caducifolio de no gran tamaño: 12 ó 15 metros de alto, como máximo. Su tronco puede llegar en ocasiones a un metro de diámetro



Es un árbol de amplia copa y, de ordinario, densa. Tendente a un porte esférico




Este fresno de flor está situado en Barcelona, en un parque de Montjuich. Lo vemos ahora desde otro ángulo:






En el sur de Italia y Sicilia se cultiva para obtener de su tronco un liquido estimado por sus propiedades de medicina popular: líquido denominado "maná"; de ahí uno de los apelativos del árbol: "fresno del maná"




El tronco que es derecho, recto, posee una corteza gris, tendiendo a pardo-amarillenta. 





Es una corteza lisa, incluso en ejemplares muy adultos. Aquí lo vemos:






Las hojas, como en todos los fresnos, son compuestas imparipinnadas.





Son hojas de color verde-mate por el haz y verde más pálido en el envés.  


Se distribuyen en forma opuesta en las ramillas. Son compuestas, de 5 a 9 folíolos, de hasta 8 centímetros de longitud. Foliolos lanceolados u ovato-lanceolados. El folíolo terminal es semejante a los laterales.


De ordinario son folíolos agudos hacia su extremo; y algo redondeados en su base A veces con el borde ligeramente aserrado. 
No obstante, caben notables variaciones en el tamaño y forma de los folíolos. Las de la anterior fotografía son de nuestro ejemplar de Montjuich.

Pero vemos ahora parte del tronco y un conjunto de hojas de otro fresno de flor, situado éste en el jardín de la Universidad de Barcelona: comprobamos que, sobre el mismo "patrón" son folíolos bien diversos de los anteriores.


La siguiente fotografía añade a las hojas una yema. Podéis verla en el centro, un poco a la derecha. De color gris-amarillento.


Mucho mejor se ve esta yema. Son yemas "de invierno"; se comparan con la "mitra" de un obispo: en efecto se parecen a ellas.


Las yemas son de color gris o gris amarillento, color diverso, pues, del de las yemas de los Fráxinus excelsior, fresnos de hoja grande  con yemas de color negro, y del de las yemas del Fraxinus angustifolia, fresnos de hoja pequeña con yemas de color pardo

La floración de estos fresnos es muy característica: surgen las flores en densos panículos de entre 10 y 20 centímetros de largo  al final de la primavera, cuando aparecen también las nuevas hojas.


Son flores de color blanco o crema, pequeñas: de 4 pétalos de unos 5  o 6 milímetros, muy juntas, amazacotadas. Esos panículos son muy vistosos y espectaculares; aparecen o en el término  de ramillas, o en axilas. Aquí vemos una de esas inflorescencias axilares 


Son flores muy olorosas. De ahí ese otro nombre de estos fresnos: "fresnos de olor" : 

Aquí otro conjunto de flores de un fresno: bien blancas éstas.


Flores que aún ampliando la fotografía continúan resultando poco definidas: lo notable y vistoso es su conjunto, las inflorescencias en panículo:


Otra visión de nuestro árbol del Botánico


El nombre "orno" procede, al parecer, de que estos fresnos se cultivaban en lugares montañosos: "orno" es un término latino que se aplica a las montañas...: sería un fresno de las montañas...