Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

jueves, 30 de noviembre de 2017

Acacia resinosa; Mimosa siempre en flor (Acacia retinodes)

Se trata de una mimosa, una acacia, peculiar: es de hoja perenne y florece varias veces al año: es pues muy distinta de las mimosas que conocemos...  De ahí sus significativos nombres: "mimosa de las cuatro estaciones", "mimosa de tot l'any", "mimosa siempre en flor"; también "acacia verde", "acacia plateada", etc...

Esta foto está tomada a final de Noviembre...



... y como se ve en la siguiente fotografía, esas flores, acompañadas de follaje verde, se dan cuando ya están secas las clásicas legumbres que son los frutos de esta planta -las vemos, ya de color marrón oscuro, debajo de las flores- como corresponde a finales de Otoño y a Invierno: 


                                                                                                  Este es el árbol "propietario" de esas flores.




Es una especie originaria del Sur de Australia.



                                              Son árboles con una altura máxima de 6 u 8 metros, con un follaje glauco, casi plateado...                                                             
                                                    Éste ejemplar está situado en Barcelona, en Montjuich, en el llamado Jardín de aclimatación.                                                                                            
                                                    El tronco de este árbol se bifurca enseguida, dando lugar, como veremos, a dos "copas"                                                    

                                                                                                                            Son troncos de corteza más bien lisa, de color verde-gris. Troncos muchas veces inclinados o tortuosos                                      

                                                                                                                                                             Vemos aquí cómo la rama de la izquierda da lugar a una segunda "copa", más pequeña, que se acerca a un vecino "podocarpo". la rama bifurcada de nuestro árbol aparece a la derecha y abajo en esta fotografía; la pequeña "segunda copa" de la mimosa apenas se distingue a la derecha del podocarpo. 


                                                                                                                        En esta fotografía sí se ve mejor esa "segunda copa" de nuestra mimosa, tras casi "atravesar" el podocarpo.                                                                                                                                                      Es, de todos modos, una "copa" poco representativa del porte de estos árboles

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          Pero, volvemos a la copa principal: esta es la vista de la rama de la derecha del tronco... y, en efecto, el conjunto de tronco y rama resulta inclinado y tortuoso:



                                                                                                                                                                                                                                                                                              Y aquí está la copa. Son copas muy densas y, de ordinario redondeadas                                                                                                                                                                                                                                                                           




Sí se presenta como redondeada la copa de esta otra "acacia resinosa". Se trata de una acacia plantada en el barrio de Roquetes. La mimosa está a la sombra en un día excepcionalmente soleado.


                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            También el tronco de este árbol es tortuoso y muy inclinado. Notablemente inclinado...                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         Veremos cómo esa inclinación del tronco casi proyecta la copa de este árbol contra un edificio vecino...



                                                                                                        Es un árbol que confirma la idea de que las copas de este tipo de acacias son más bien densas.                                                                                                                                                                               Además, nos da fácil entrada para hablar de las hojas ya que, pese a la distancia, ambas fotografías permiten distinguir bien las hojas


                                                                                                                                                                                                      De hecho, las hojas no son propiamente "hojas" sino que son "filoides", es decir, peciolos convertidos en hojas.                                                                                                                                                                                               Pero considerándolos "hojas" hay que calificarlas como simples, alargadas y estrechas. Miden entre 3 y 20 centímetros de largo y  son ciertamente muy estrechas: de 3 a 15 milímetros; son de un color verde-azulado o glauco. Pueden ser rectas o curvas y terminan en un ápice agudo. Tienen su nervio central muy destacado; no así los restantes.



Ya conocemos las flores: se reúnen en inflorescencias axilares con entre 6 y 15 "capítulos" (es decir: glomérulos) globosos de color amarillo y unos 8 o 10 milímetros de diámetro


Las pequeñas flores son pentámeras y moderadamente olorosas. Lo más peculiar es la reiterada floración a lo largo del año, particularmente en Primavera y Otoño


Pues aquí están los frutos: son legumbres muy planas, de unos 3 a 15 centímetros de longitud y de unos 6 u 8 milímetros de anchura. En esta primera foto casi se confunden con las hojas, pero son más curvas y algo más claras que ellas.


En esta otra fotografía sí se distinguen muy bien de las hojas. Muestran claramente además sus semillas:


                                                                                                                                                                                               Acabamos viendo este otro ejemplar, mucho más joven, plantado también en Roquetes.                                                                                                                                                                                                                                                                                    Confíemos en que esos dos "rodrigones" de apoyo, dispuestos por los servicios de jardinería del Ayuntamiento de Barcelona eviten la tortuosidad e inclinación que hemos visto en otros casos.



2 comentarios:

  1. ¡Qué curioso este árbol! No lo conocía, así que es todo un descubrimiento para mí ver esta acacia resinosa.
    Haces unas fotos estupendas, Pedro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Montse: gracias por tu comentario, como siempre muy positivo.
    Un cordial saludo
    Pedro

    ResponderEliminar